lunes, 21 de diciembre de 2009

Un dormitorio en blanco



El blanco es el color más utilizado en decoración, puesto no condiciona futuras elecciones, da luz y combina con todo. Por este motivo, desde hace mucho tiempo es el rey de la decoración y con él siempre acertamos.

En este caso, el dormitorio Catia se compone de una cama con cabecero en piel y dos mesillas de líneas muy minimalistas. El conjunto aporta mucha serenidad y las posibilidades de combinación son infinitas.

Podemos optar por una funda nórdica en tonos blancos para dar armonía y destacar sobre ella los cojines y el plaid en otros tonos, por ejemplo en morado o en verde. Además como la pared también es blanca, esto nos dará mucho juego en el dormitorio con las cortinas.

Por último, si al final un dormitorio en blanco lo encontramos un poco soso, podemos alegrar una de las paredes con un papel pintado o combinar con algún mueble en madera oscura. Por ejemplo, la combinación de laca blanca y nogal siempre queda muy bien.

¿Os gustan los dormitorios blancos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario